Mónica Botella, «Yo aprendí música por amor»

Mónica Botella, «Yo aprendí música por amor»

Entrevista

Mónica Botella: "Yo Aprendí música por amor"

Mónica es intérprete musical y de circo, además narradora oral con 37 años de experiencia. Aprendió en el conservatorio y en la calle, esta segunda ha sido su principal escuela. Dice que empezó aprendiendo música por amor -me enamoré de un chico que hacía teatro de calle, por allá de los años 70. Me regaló una dulzaina castellana, mi primer instrumento musical, en la calle suena muy fuerte, con ella, una caja y un bombo llenábamos la calle de sonido juntos-. Estudió algunos años el clarinete en el conservatorio y gracias a ello participó en distintos grupos artísticos. Uno de ellos todo de mujeres llamado El Arén de Nefertiti que realizaba espectáculos de calle y sala.

También ha dado clases de música a niños y niñas pequeños. Nos cuenta que durante la crisis me quedó sin trabajo por entonces conoció a Silvia (Mascaray), -con quien trabaja actualmente en narración oral en el grupo Cuentos de Sobremesa. El trabajo de calle le ha conectado siempre con el circo, sabe un poco de clown también.

Dice que ha trabajando con todo tipo de público pero que prefiere el infantil porque -”los niños son mas sinceros, son mas limpios. Hay que tener una energía particular para captar su atención porque son tajantes, si no les gusta se van”- dice.

Pregunta: Nos cuentas que lo artista te viene tu vida familiar. Cuál es la historia?

Mónica: “Es muy curiosa, mi madre se quedó viuda con 35 años y a cargo de 12 hijos, el mayor con 12 años y la menor acaba de nacer. Con unos recursos económicos de aquella manera, por lo que nosotros nos divertíamos entre nosotros. Mi padre aunque no era músico era muy melómano, antes de morirse nos dejó el legado de escuchar música, de cantar, en mi casa siempre hemos sido un coro. Ahora mismo todos seguimos teniendo vínculo con la música, mis sobrinos, mi hija, nuestras juergas siempre han sido cantar y mal tocar la guitarra. Mi madre estaba muy ocupada cuidandonos pero mi abuela tocaba el piano también.“

Pregunta: Te parece importante el arte en la educación?

Mónica: “Si se incluyeran conotaciones artísticas hasta en las matemáticas veríamos una educación menos rígida. El arte es para crecer, por tanto es una fuente de conocimiento para ti mismo y para tu entorno. El ejemplo mas claro lo tengo con mi hija, en cuanto ella salió del colegio y empezó a hacer lo que realmente lleva dentro se transformó en otra persona. El arte es una explosión de libertad, pero hay que tener cuidado porque también te puede encorsetar, de hecho para mi los conservatorios encorsetan, porque son programas cerrados, otra cosa es que tu saques de ahí tu técnica y aproveches eso como recurso pero siempre abierto a explotar mas.

También creo que todo el mundo tiene un valor artístico, la historia es que en los coles deberían saber apretar ese botón diferente que tenemos cada uno, hay algun pocos colegios que si que lo hacen, que les permiten explorar el mundo a través del arte.”

P: Cómo se hace para entrar en el mundo de los y las niñas? Cuales son tus técnicas?

M: “Pues mira para mi la música es mágica. Yo se que con niños saco una flauta de plástico y funciona como un recurso de atención fundamental. También es fundamental una estructura de trabajo con ellos, una estructura guía, esto te permite poder saltártela pues con niños es imposible cumplirla totalmente. Me acuerdo la primera clase de música que di en la Navata, al terminarla le dije a la profesora que no volvia mas. Me suplicó que volviera y al final le dije que si pero pensé un plan. Me llevé una grabadora y como era la hora de la merienda fui grabando los sonidos que hacían con la comida y con los objetos. La clase de música se basó luego en reconocer los sonidos que había hecho cada uno/a. Había un gran interés en ellos/as en reconocerse y estaban muy atentos/as. Desde entonces cada vez que doy una clase llevo una grabadora, a todos nos gusta escucharnos.»


P: En qué estás ahora trabajando? En qué te gustaría participar? Qué has hecho respecto al COVID?

M: “Me gusta mucho musicar espectáculos. Trabajo con muchos grupos, ahora mismo estoy trabajando con la Pícara Locuela, titiritera Segoviana que acaba de proponerme un proyecto de temática medieval y quiere que le haga la música. Sobre cómo llevar esto del COVID? Pues así (saca una mascarilla blanca a la que le ha pintado una gran sonrisa roja) “protégete y ríete”. También me encanta cantar, quiero trabajar mi voz, así que me he puesto a trabajar en un repertorio de las canciones mas tristes y mas bonitas del mundo. Ya veremos a donde derivamos con ello.

Con respecto a proyectos a mi la vida me ha traído siempre los proyectos en los que participo, sí que me gustaría trabajar en espectáculos de clown pero que tengan un poquito de todo. Ah! y me encanta trabajar con gente, aunque se hacerlo sola. Me encanta trabajar sola porque a partir de la crisis me tocó hacerlo y me di cuenta de que tengo muchas cualidades que antes habían estado ocultas en un segundo plano porque soy tímida, pero a mi la vida me puso una afrenta delante cuando tuve que sacar a mi hija adelante como fuera y eso me ha hecho redescubrirme. “


P: ¿Cuál ha sido tu momento más divertido en el escenario?

M: “Hace como 25 años una amiga de Asturias tenía como proyecto ir a hacer una paella para una tribu perdida del norte de Tailandia…ese era el proyecto. Pues nos cogimos el clarinete, la flauta, las castañuelas y la paellera y viajamos a Tailandia. Nos encontramos una tribu (del mogollón que hay) y justo estábamos con el cocinero de la aldea intentando explicarle que queríamos hacer una paella para él y a todo el mundo cuando a lo lejos vemos acercarse a toda la gente que venía de trabajar en los arrozales y dijimos -esta es la nuestra!- nos pusimos con el clarinete, con la flauta, con las castañuelas y con las pompas de jabón delante de toda la peña y nos fuimos a la plaza. Allí hicimos un espectáculo completamente improvisado, bailamos, cantamos, reímos con ellos y nos la pasamos genial, es de los recuerdos mas bonitos que tengo.

P: ¿Cual de sus actuaciones recuerda con más cariño?


M: “En esta última temporada pues las que yo he hecho sola. El verme que yo podía hacerme con 200 personas era muy gratificante. O cuando tenía 25 años y me ponía a tocar la dulzaina en cualquier pueblo de Castilla y de pronto salian 100 personas a bailar. Es que es tan bonito!. Cuando público está entregado, esas han sido las que actuaciones que recuerdo con mas cariño. Y no son necesariamente las contratadas, sino esas en las que llegas a una aldea del Perú y hay 4 niños que en su vida han escuchado un cuento y se lo cuentas tu… y se te pone la piel de gallina de la emoción.“

P: Cuál podría ser tu obra de teatro preferida de otros intérpretes?


M: “En general el circo me gusta mucho. Pero me gusta las cosa pequeñitas y familiares. Como por ejemplo el Circo Plum, es muy entrañable las actuaciones que hacían ellos.”

P: Proyectos futuros en solitario o acompañada?
M: “Prefiero ahora mismo trabajar acompañada, y aunque es muy dfícil encontrar gente con la que te lleves bien suelo tener bastante suerte. Me encantaría trabajar en un grupo grande que ya es muy difícil. Ahora solo trabajo con “Espiral” de Getafe con 25 años de trayectoria, 8 músicos y 7 artístas de calle. Pero con esto del COVID no se si tendremos la energía para recuperarnos.”

P: Cómo podría Colme ser un pueblo más desarrollado culturalmente? Que ideas se te ocurren para lograrlo?

M: “Una cosa que yo agradezco es lo que están haciendo con el Verano Cultural. Yo no lo había pensado pero el que haya un espacio para la gente de aquí me parece muy interesante. El trabajo que estáis haciendo de intentar coordinarnos a todos en la Red de Artistas para conocernos mejor me gusta, somos gente muy heterogénea pero eso es bueno y pienso que la cosa va muy bien. Hay que hacer mas eventos ahora en invierno, salirnos del teatro.”


Podréis ver la información del espectáculo de Mónica del próximo viernes durante el Verano Cultural Colmenarejo 2020 haciendo click aquí.